y hoy en...


Charles Dickens

Como el pasado martes fué el vicentenario del autor, yo también he querido memorarlo en mi sección de bigrafías de escritores, hoy uno de los grandes del siglo XIX. 

Charles John Huffam Dickens nació un 7 de febrero de 1812 en Potsmouth, Inglaterra.  Era un novelista de éxito y pionero en la época Victoriana, la gran mayoría de sus obras las firmaba bajo el seudónimo de Bozifer.
En su obra destacan las descripciones de gente y lugares, tanto reales como imaginarios, cargados de ironía, ciertas dosis de humor y una gran crítica social. Cuando el futuro escritor tenía cinco años, la familia se mudó a Chatham, Kent. Su madre era de clase media y su padre siempre arrastraba deudas, debido a su excesiva inclinación al despilfarro. Charles no recibió ninguna educación hasta la edad de nueve años, hecho que posteriormente le reprocharían sus críticos, al considerar su formación en exceso autodidacta. Con esta edad, después de acudir a una escuela en Rome Lane, estudió cultura en la escuela de William Gile, un graduado en Oxford. Pasaba el tiempo fuera de su casa, leyendo vorazmente. Tenía memoria fotográfica de personas y eventos, que le ayudaron a trasladar la realidad a la ficción.

A los doce años, se consideró que el futuro novelista tenía la edad suficiente para comenzar a trabajar, y así comenzó su vida laboral, en jornadas diarias de diez horas en Warren's boot-blacking factory, una fábrica de betún para calzado, ubicada cerca de la actual estación ferroviaria Charing Cross de Londres. Durante este periodo su vida transcurrió pegando etiquetas en los botes de shoes polish (betún para calzado); ganaba seis chelines semanales. Con este dinero, tenía que pagar su hospedaje y ayudaba a la familia, la mayoría de la cual vivía con su padre, que permanecía encarcelado en la prisión de deudores de Marshalsea. La mayor parte de la familia se trasladó a vivir con el Sr. Dickens a la cárcel, posibilidad establecida entonces por la ley, que permitía a la familia del moroso compartir su celda. Charles siempre sintió vergüenza ajena por su infancia.

La obra más llevada al cine
Después de algunos meses, su familia pudo salir de la prisión de Marshalsea, pero su situación económica no mejoró hasta pasado un tiempo, cuando al morir la abuela materna de Charles, su padre recibió una herencia de 250 libras. Su madre no retiró a Charles de forma inmediata de la compañía, que era propiedad de unos parientes de ella. Dickens nunca olvidaría el empeño de su madre de obligarle a permanecer en la fábrica. Estas vivencias marcarían su vida como escritor: dedicaría gran parte de su obra a denunciar las condiciones deplorables bajo las cuales sobrevivían las clases proletarias. En su novela David Copperfield, juzgada como la más autobiográfica, escribió: «Yo no recibía ningún consejo, ningún apoyo, ningún estimulante, ningún consuelo, ninguna asistencia de ningún tipo, de nadie que me pudiera recordar. ¡Cuánto deseaba ir al cielo!».

En mayo de 1827, Dickens empezó a trabajar como pasante en el bufete de los procuradores Ellis & Blackmore y después de un tiempo como taquígrafo judicial.
En 1828 comenzó a colaborar como reportero en el "Doctor´s Commons" y posteriormente ingresó en calidad de cronista parlamentario en el "True Sun". Por esta época se interesó por la escena teatral londinense, apuntándose a clases de interpretación, pero el día de la realización del casting, padeció gripe y no pudo asistir, apagándose así sus sueños de ser actor teatral.
En 1834 lo contrató el Morning Chronicle como periodista político, para informar sobre debates parlamentarios, y viajar a través del país a cubrir las campañas electorales. En 1836 sus artículos en forma de esbozos literarios que habían ido apareciendo en distintas publicaciones desde 1833, se publicaron formando el primer volumen de Sketches by Boz y que dio paso en marzo de ese mismo año a la publicación de las primeras entregas de "Los papeles póstumos del club Pickwick". Posteriormente continuó contribuyendo y editando diarios durante gran parte de su vida.
El 2 de abril de 1836 contrajo matrimonio con Catherine Thompson Hogarth (1816–1879) y estableció su residencia en Bloomsbury. Tuvieron diez hijos.
Vio publicada nueve entregas en 1836 y las once restantes en 1837.
Gracias a las obras que iba publicando, Dickens ganó un gran prestigio. En 1841 fue nombrado hijo adoptivo por la ciudad de Edimburgo y viajó a Estados Unidos, donde fue rechazado por la sociedad de este país debido a las conferencias que impartía y a la novela, Notas de América contraria a la esclavitud y que Dickens había experimentado personalmente en su infancia. A pesar de ello se renconcilió con el público después de la publicación de Canción de Navidad en 1843.

Alrededor de 1850 la salud de Dickens había empeorado; este cambio fue agravado por la muerte de su padre, de una hija y de su hermana Fanny. Dickens se separó de su esposa en 1858. En la era victoriana, el divorcio era impensable, particularmente para personas famosas como él. No obstante, continuó manteniendo a ella y a la casa por los siguientes 20 años, hasta el día que ella falleció. Dikens vivió en casa de su amigo el escritor Wilkie Collins, el creador de la novela de misterio.

El 9 de junio de 1865, mientras regresaba de Francia para ver a Ellen Ternan, actriz y compañera sentimental, Dickens tuvo un accidente, el famoso choque ferroviario de Staplehurst, en el cual los siete primeros vagones del tren cayeron de un puente que estaba siendo reparado. El único vagón de primera clase que no cayó fue aquel donde se encontraba Dickens. El novelista pasó mucho tiempo atendiendo a los heridos y moribundos antes de que los rescatadores llegasen. Antes de partir se acordó del inconcluso manuscrito de Nuestro amigo mutuo, y regresó al vagón únicamente a recuperarlo. Típico de Dickens, él luego usaría esta terrible experiencia para escribir su corta historia de fantasmas El hombre-señal en la cual el protagonista tiene la premonición de un choque ferroviario.

En 1869 Dickens aceptó presidir el Birmingham and Midland Institute, convirtiéndose así en su decimosexto presidente.
Cinco años después del citado accidente, el 9 de junio de 1870, murió al sufrir una apoplejía, sin haber recuperado la consciencia. Dickens estipuló que no se erigiera ningún monumento en su Sus novelas y relatos cortos disfrutaron de gran popularidad en vida del escritor, y aún hoy se editan continuamente. Dickens escribió novelas por entregas, el formato usual en la ficción en su época, por la simple razón de que no todo el mundo poseía los recursos económicos necesarios para comprar un libro, y cada nueva entrega de sus historias era esperada con gran entusiasmo por sus lectores, nacionales e internacionales, era algo así como vender un par de capítulos y luego los siguientes y así. 
Dickens fue y sigue siendo venerado como un ídolo literario por escritores de todo el mundo, se hacen películas sobre sus obras muy amenudo incluso el videojuego "Fable" que me gusta bastante, se inspiró en sus obras.

Homenaje de Google con su famoso doodle

BIBLIOGRAFÍA

    •    Papeles póstumos del Club Pickwick (1836–1837)
    •    Oliver Twist (1837–1839)
    •    Nicholas Nickleby (1838–1839)
    •    La tienda de antigüedades (1840–1841)
    •    Barnaby Rudge (1841)
    •    A Christmas Carol (1843) (conocida también como Canción de Navidad o Un cuento de Navidad)
    •    Martin Chuzzlewit (1843–1844)
    •    Dombey e hijo (1846–1848)
    •    David Copperfield (1849–1850)
    •    Casa desolada (1852–1853)
    •    Tiempos difíciles (1854)
    •    La pequeña Dorrit (1855–1857)
    •    Historia de dos ciudades (1859)
    •    Grandes esperanzas (1860–1861)
    •    Nuestro común amigo (1864–1865)
    •    El guardavía (1866)

Y muchos más...



4 comentarios:

  1. Yo solo he leído Un cuento de navidad pero me gustaría leer otros mas.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ni ese! ^^ la verdad que me gustaría leer alguno, he visto en cine cuento de navidad y oliver twist y me gustarón, así que los libros, como siempre, serán mejor.

      Eliminar
  2. Me encanta Dickens, lo mismo en cuento que en ciudades que en esperanzas, clubes... me fascina.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) sí, es un personaje entrañable donde figure.

      Eliminar

"Yo creía...", hijo de "Doña ignorancia" y de "Don tiempo perdido" ^^