y hoy en...


Michael Ende

Deseo inaugurar ésta sección con mi queridísimo Michael Ende, quién con La historia Interminable, consiguió hacerme amante de la lectura fantástica.
Michael Andreas Helmut Ende nació en un pueblecito de Baviera, Alemania, el 12 de noviembre de 1929, hijo único del pintor surrealista Edgar Ende el cual no tuvo mucha suerte en ser un pintor tan moderno en la época de Hitler, pues fueron retiradas sus obras del comercio del arte y además de obligarsele en 1940 a enrolarse en el ejército alemán para la artillería antiaérea, se le negó seguir difundiendo sus pinturas surrealista con gran base fantástica.

Se considera que las pinturas de Edgar Ende tuvieron una gran influencia sobre la escritura de su hijo. Por ejemplo, en las escenas sacadas de un sueño de Atreyu en su obra "La historia interminable" y se hicieron también explícitas en el libro "El espejo en el espejo", que es una colección de historias cortas basadas (e impresas junto a ellas) en las obras surrealistas de su padre. Entre 1947 y 1950 estudió interpretación en la escuela de Otto Falckenburg, en Múnich, donde se mudó con su familia.
Comenzó a escribir relatos de corte infantil y juvenil a principios de los años 50. Trabajó como actor y guionista de espectáculos de cabaret además de como escritor de críticas cinematográficas. Logró popularidad en su país con la obra Jim Botón y Lucas el Maquinista (1960) una novela fantástica que le mereció el premio Deutscher Jugendbuchpreis como mejor libro alemán del año para público infantil. En 1962 publicó la segunda parte, Jim Botón y los 13 salvajes.

Contrajo matrimonio con Ingeborg Hoffman, quien era cantante y con quien viviría en Roma durante 40 años hasta su muerte, Ingeborg falleció en 1985 debido a un cáncer de pulmón. Cuatro años después, Ende se casaría con la japonesa Mariko Sato, quien sería su 2ª y única mujer. Como ya he dicho antes su obra se enmarca en el género fantástico. Ha conseguido fama universal con libros como Momo (1973) y La historia interminable (1979), ambas llevadas al cine. El primero narra las aventuras de una niña que se enfrenta a los hombres grises que le roban el tiempo a las personas, una historia que tiene cortes surrealistas y metafísicos. El segundo es un libro que habla de un libro; Es la historia de Bastián Baltasar Bux, quien al robar un libro descubre que el libro habla de él y es absorbido por su trama paranormal. Esta obra fue llevada al cine en tres ocasiones, la primera vez en 1984, lo hicieron modificando muchos aspectos del libro, por lo que Ende mostró una gran desilusión, y deseó no haber cedido los derechos de autor. Cuando se da cuenta de que se había cambiado la historia tanto, quiso evitar que constara su nombre, sin conseguirlo. Mantuvo un pleito contra los productores, que finalmente perdió, en 1985. Aun así fue un éxito de taquilla. Personalmente creo que lo fue para aquellos que no habían leído el libro, pues yo la descubrí y mi madre me regaló el libro al ver que tanto me gustó la película, para después cundo volví a verla a los años, incluso la versión nueva de 1990 nunca sería como la novela maravillosa de Ende, que además tuvo la fantástica idea, nunca mejor dicho, de solicitar ser editada siempre en dos colores, el mundo que Bastían lee en el libro en color verde y el mundo real donde el chico está leyendo la historia en letras rojas, unión de colores al final. Una obra maestra que volvería a leer una y otra vez.
Sus libros tienen nombres llamativos y extraños. Algunos de los más destacados son: El libro de los monicacos (1970), Tragasueños (1978), Jojo: Historia de un saltimbanqui (obra de teatro, 1982), El Goggolori (1984), El espejo en el espejo (1986), El ponche de los deseos (1989) y Carpeta de apuntes (1994), que contiene algunos ensayos autobiográficos con algunos relatos fantásticos y de aventura.

Sentía gran admiración por estos animales

 En el año 1992 se le diagnosticó un cáncer de estómago que acabó con su vida al cabo de tres años. Michael Ende falleció a la edad de 65 años, en Stuttgart (Alemania), el 28 de agosto de 1995. 
1998 La "Bibliothek für internationale Kinder- und Jugendliteratur" (Múnich, Alemania) inaugura el Michael Ende Museum. Los visitantes pueden ver obras del autor en diversos idiomas, manuscritos, pinturas de su padre, libros de su biblioteca privada, etc. Ende era un coleccionista de figuras de tortugas hechas de toda clase de materiales que también se exponen en el Museo.

Bibliografía

    •    Jim Botón y Lucas el maquinista (1960) Le vale el "Premio de Literatura Infantil de Alemania".
    •    Jim Botón y los 13 salvajes (1962)
   •    Momo (1973) un año después la obra fue galardonada con el "Premio de Literatura Adolescente de Alemania".
    •    Lirum Larum Willi Warum (1978)
    •    La historia interminable (1979) Recibió el "Premio Janusz Korczak".
    •    El Tragasueños (1980)
    •    Tranquila Tragaleguas. La tortuga cabezota (1983)
    •    El dragón y la mariposa (1984)
    •    El Goggolori (1985)
    •    El espejo en el espejo. Un laberinto (1986)
    •    Jojo, historia de un saltimbanqui (1986)
    •    El libro de los monicacos (1986)
    •    Norberto Nuca-gorda ó el rinoceronte desnudo (1986)
    •    Filemón el arrugado (1987)
    •    El teatro de las sombras (1988)
    •    El ponche de los deseos (1989)
    •    El secreto de Lena (1991)
    •    La sopera y el cazo (1993)
    •    El largo camino de Santa Cruz (1994)
    •    La prisión de la libertad (1994)
    •    Los mejores cuentos de Michael Ende (1994)
    •    El osito de peluche y otros animales (1995)
    •    La leyenda de la luna llena (1995)
    •    La escuela de magia y otros cuentos (1995)
    •    Carpeta de apuntes (1996)
    •    El pequeño títere (2001)

Las dos últimas obras fueron escritas durante sus tres años de enfermedad, y editadas tras su muerte, como él había firmado en su testamento se hiciese, pues siempre deseaba que sus lectores pudieran disfrutar de sus novelas.
 Nunca te olvidaré Michael Ende.



3 comentarios:

  1. Gran sección, sobre todo si traes autores como el de hoy. Conocidos por muchos por una única obra.
    Un beso y gracias :)

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado la sección! *O*
    Michael Ende es uno de mis autores favoritos, coincido contigo en que La historia interminable es una obra maestra, nunca me canso de leerla. De momento sólo he leído y releído dos obras suyas, Momo y La historia interminable, pero quiero leerme todos sus libros. Una de las cosas que más me gustan de este autor es que en sus obras siempre transmite mensajes muy profundos, a través de la fantasía nos transmite muchos valores (La historia interminable, al igual que Momo, está plagada de ellos) y por eso creo que todo el mundo debería leerlo.
    Muchas gracias por la entrada, he aprendido muchas cosas que no sabía.
    Estaré atenta a tus próximas publicaciones ;)

    PD: A mi tampoco me gustó la película, yo me leí el libro de pequeña, y la película la vi muchos años después, y fue un chasco porque se quedaban a medias y se dejaban más de la mitad del libro! Además donde se empieza a poner interesante.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. La Historia Interminable lo leí hace puff... siglos. Y como siempre, la película no le hace justicia, pueden hacer las adaptaciones que les de la gana que el libro es inigualable.

    ResponderEliminar

"Yo creía...", hijo de "Doña ignorancia" y de "Don tiempo perdido" ^^